El próximo 28 de mayo es el estreno mundial de Habana Eva, una película de Fina Torres. A Fina la conocí en una tarde-noche de finales de 2006, fue a visitar la Villa del Cine, toda una estela de misterio rondaba su visita, al menos para mí, imagínense conocer a la directora de Oriana, de quien aunque suene a pecado, jamás había visto ni una fotografía.

“Llegó Fina”, dijo alguien que se acercó a la oficina, así que acompañado de Lorena Almarza, presidenta de La Villa del Cine para entonces, bajamos a recibirla, venía acompañada de varias personas, yo solo lograba ver un pequeño tumulto de mujeres que caminaban desde el estacionamiento, y no lograba yo atinar cual era ella… hasta que finalmente se presentó, era precisamente la mujer que jamás hubiera pensado yo que sería. Una mujer de baja estatura y muy menuda. No tenía idea en ese momento de la grandeza del personaje que recién estaba conociendo, ya me enteraría.

Meses después La Villa del Cine apoyó la realización de un guión que por entonces se llamaba Un Té en La Habana y me tocó trabajar de cerca con ella, por diversas razones que no vienen al caso comentar a Fina le tocó (o quiso?) en ocasiones asumir varios roles en esta película… más allá de guionista, directora y productora Fina hizo entre otras cosas de directora de fotografía, coach de actores, editora, directora de arte, vestuarista, camarógrafa, foto fija, asistente de producción y hasta mandadera y para mi sorpresa en todos los roles se destacó.

Es impresionante la capacidad de esta mujer, no solo por la valentía de asumir un rol donde cualquier otro director restea’o lo pensaría so pena de quedar raya’o, sino por la calidad de cada cosa que hace, resultado esto de la dedicación e irreductible amor por su trabajo.

Para poner un ejemplo, hay un plano muy hermoso en Habana Eva que en mi opinión es casi que un ícono de este largometraje, en donde Eva (Prakriti Maduro) vestida de novia pasea por La Habana en un auto descapotado, bueno la camarógrafa en esa ocasión no es otra que la misma Fina Torres.

Se podría escribir un libro entero lleno de este tipo de eventos que  engrandecen el trabajo de Fina , su tenacidad, capacidad, creatividad, entrega, profesionalismo, calidad y quien sabe cuántas cualidades más , pero aunque suene común el libro se quedaría corto, hay que estar junto a ella para saber de lo que hablo, privilegio de algunos que hemos logrado tomarnos un té con Fina.