Caracas, 30 de mayo de 2013

Señores:
Venezolana de Industrias Tecnológicas, C.A.
Ciudad.-

Atnc: Lic. Jorge Michinaux
Presidente

El día de hoy me comuniqué vía telefónica con el servicio de atención al cliente de VIT para reportar que mi laptop presentaba una falla en el teclado ¿el resultado? borraron todos mis archivos..! (¡)

En un principio el operador de nombre Hebert Baptista muy amablemente me indicó que tendríamos que reinstalar el controlador del teclado y que para tal fin me guiaría por unos sencillos pasos.

Así pues me indicó introducir el cd de fábrica de la laptop y paso a paso me llevó a lo que después entendería era resetear mi laptop. Ya casi al final del proceso me indicó que yoposteriormentetendría que reinstalar el sistema operativo Windows (?) fue allí cuando di cuenta de lo que acababa de ocurrir. Me resetearon la máquina (¡)

Atónito le pregunté si acabábamos de borrar todos los archivos, muy amablemente pero con la mayor desfachatez me dijo que sí. Le reclamé por el hecho de no haber informado eso antes para poder yo tomar la decisión de hacerlo o no, a lo cual respondió que lo había olvidado. Pedí hablar con un supervisor, me comunicaron Yeritza Morillo, quien de manera muy amable y respetuosa me indicó que había sido un error y que nada podía hacer al respecto más allá de una disculpa. (¡)

Ya para ese momento mi indignación era tal que no pude evitar decirle, en tono inadecuado debo reconocer, que deberían tener operadores que tuvieran el nivel adecuado para atender estas situaciones.

Es increíble como por una falla menor se llega a este escenario, es como si uno fuera al odontólogo para reparar una caries y te extraigan toda la dentadura y que ni siquiera te informen al respecto (¡)

En cualquier país serio la empresa prestadora del servicio ya estaría aquí en mi casa con una laptop nueva de última generación; en una ocasión estando en un país capitalista compré un chocolate y al abrirlo di cuenta que estaba dañado, llamé al número de atención al cliente que indicaba la etiqueta y ese mismo día me enviaron una caja con 50 chocolates… esta vez en buen estado, eso con el simple hecho de hacer una llamada telefónica, en nuestro país eso jamás pasará, de hecho los mismos operadores telefónicos de VIT me recomendaron acudir al Indepabis… que triste!

Ahora bien, resulta que encima de todo el perjuicio causado debo llevar mi laptop desde la ciudad de Guarenas donde resido hasta la ciudad de San Antonio de los Altos para “revisar la posibilidad de corregir el fallo”.

¿Sabe qué? Dejémoslo así, no pienso perder mi tiempo yendo al Indepabis, a San Antonio, o a ningún lado y mucho menos pensar en la posibilidad de una demanda para resarcir daños porque eso solo pasa en el cine gringo, debería ser VIT la que se preocupe en resarcir los daños pero tengo la sospecha de que eso no pasará. No perderé mi tiempo en intentar recuperar algo que es imposible ya recuperar, mis archivos.

En ese reseteo perdí más allá de todos mis archivos personales como el video del nacimiento de mi hijo quien hoy tiene 6 años, toda la data o media de un par proyectos audiovisuales en los cuales vengo trabajando (¿o venía?) y de lo cual solo me queda ahora una versión en baja resolución que felizmente colgué en un portal de videos en internet pero el cual no sirve lamentablemente para transmitir o difundir de manera profesional, le dejo los link por si tiene a bien verlos y entender la dimensión del daño ocasionado. Repetir esas producciones para mi es financieramente imposible!

Dejo a su criterio Lic. Michinaux lo que tenga a bien hacer al respecto con este caso, lo cual supongo no será mucho ya que entiendo debe estar usted muy ocupado por estos días, tal vez ni siquiera llegue usted a leer esta misiva.

Ya lo decía el genio venezolano José Ignacio Cabrujas: Venezuela no es un país, es un campamento.

Y para la reflexión esto lo digo yo: El socialismo debe hacer suya la eficiencia que en cuanto a servicios presta el capitalismo, no por miedo a una demanda, sino por convicción.  Aún así tengo fe en nuestro gentilicio.

La lucha continúa!
Marco Mundarain
C.I: 6.512.801